¿Que es esto del Micromachismo? ¿Te suena?

El micromachismo es como esos términos que salen a la luz de la nada. Cobrando mucha fuerza y sentido a través de la misma sociedad, en gran parte por las pequeñas acciones que que van dirigidas hacia las mujeres.

Este término cobra mayor fuerza cuando una Edil en el ayuntamiento de Alicante, denuncia la temperatura del aire acondicionado, destacando del evidente micromachismo.

Entonces a qué nos referimos cuando se usa el término micromachismo. Aunque sea tan micro tiene una repercusión hacia el sexo femenino.

¿Que es el micromachismo?

Son pequeñas y sutiles acciones que van dirigidas hacia el sexo femenino. Que imponen muchas veces control hacia el sexo femenino a realizar determinadas acciones en la vida cotidiana de la mujer.

Básicamente es una forma de presión hacia la mujer, donde de una u otra forma intentan ejercer presión y en muchas veces limitar la libertad de expresión.

La mujer en su lugar se siente muy subestimada, reprimida en cierto modo, como si no la tomarán en cuenta.

Es importante resaltar que la manera sutil de expresarse de manera consciente o inconciente es la verdadera problemática en la sociedad. Porque al ser tan diminuto o sutil, en la mayoría de las ocasiones no se presta para alzar la voz y hacer frente al micromachismo.

Es en base al planteamiento anterior donde es importante la toma de conciencia, esto tener presente principalmente en el género masculino.

Ejemplos de Micromachismos

Existe ejemplos muy claros en la vida diaria de la mujer. Algo que sucede con mayor frecuencia en el hogar, es designar las tareas del hogar a la mujer. Cuando las relaciones donde las posibilidades son de manera igualitaria, ambos deben de poner de su parte.

También sucede muy a menudo en oficios donde, es común dirigirse directamente a los hombres. Por ejemplo en un taller mecánico haciendo, aún cuando esté presente una mujer.

Otro ejemplo de micromachismo. Es la costumbre de idearse que en las salidas, citas, se ha venido acostumbrado que el hombre es quien paga, cuando no debería ser así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *