¿Qué es el Internet de las cosas? en que consiste, Ventajas y Aplicaciones

Imagina tener conectado a internet, el refrigerador de tu hogar y que este pueda almacenar los datos de los alimentos faltantes. Posteriormente, enviarte una lista de compras a tu teléfono inteligente y actualizarse automáticamente. Esto, básicamente, es Internet de las cosas y, , ya existe.

¿Qué es el Internet de las cosas?

En un concepto más técnico, definimos a IoT, como el conjunto de objetos cotidianos, interconectados a través de sensores y aplicaciones, que comparten datos en internet. El término “Internet de las cosas”, fue acuñado en un artículo publicado en 2009. En este artículo se describía, la oportunidad de contar con ordenadores que recolectaran información de los datos generados por las “cosas”, sin intervención humana.

Esta exposición se refería, inicialmente, a la tecnología M2M (Machine to Machine). Esta técnica define el intercambio de información entre dos máquinas, conectadas de manera remota. Esta tecnología está orientada al mundo empresarial, ya que su función principal es conectar máquinas, dispositivos o sensores en circuitos cerrados.

Algunos ejemplos de las aplicaciones de esta tecnología serian: Puntos de venta, medidores de servicios (agua, luz gas), sensores meteorológicos, sensores de coordenadas GPS, alarmas, etc.

Por lo tanto, IoT, complementa y amplia la tecnología M2M, incluyendo diversidad de protocolos, sistemas y servicios. Además de las funciones de M2M, IoT involucra interconexión entre múltiples dispositivos y puede gestionar en la nube, la administración e interacción de la información generada.

Ventajas y Aplicaciones de IoT

Cada uno de nosotros está rodeado de muchos objetos, o “cosas”, con las que interactuamos diariamente. Algunos estudios estiman este número en aproximadamente 5000 objetos por persona. Por otro lado, se calcula que, en la actualidad, existen más de 26 mil millones de dispositivos conectados a IoT y más de 30 mil millones conectados a internet, en el mundo entero.

Estas cifras nos dan una idea de la magnitud de aplicaciones y oportunidades de negocio, que se pueden crear con el uso de IoT. Dadas las variadas áreas en las que IoT puede usarse, solo vamos a referirnos a dos categorías para clasificarlas: consumo y hogar.

Aplicaciones de Consumo

Esta categoría se refiere a la tecnología wearable. La tecnología wearable es aquella que utiliza dispositivos electrónicos incorporados físicamente al usuario. Estos dispositivos pueden ser ropas, prendas, accesorios, calzados e incluso implantes corporales. Entonces, por definición, esta tecnología se aplica para el consumo directo de las personas que la usan, en salud, entretenimiento y los deportes. Entre los dispositivos wearables más populares, encontramos:

Relojes y pulseras inteligentes

Permiten registrar indicadores de salud como: ritmo cardiaco, niveles de azúcar, consumo de calorías, presión arterial, entre otros. Se pueden integrar en aplicaciones móviles y permitir al usuario, compartir los datos almacenados con su médico.

Gafas Inteligentes

Este dispositivo está pensando para brindar al usuario, una experiencia única de realidad aumentada. Esta tecnología incorpora al visor de las gafas, imágenes en tiempo real, de la navegación del usuario en internet. Este revolucionario invento, no tuvo el éxito esperado por el tema de seguridad y privacidad entre los usuarios. Actualmente su uso está destinado solo para el entorno empresarial.

Calzados Inteligentes

Este dispositivo es usado por muchos deportistas en el mundo. Permite almacenar datos del rendimiento del usuario al hacer una actividad deportiva. Datos como: distancia recorrida, duración, ritmo, calorías quemadas, etc. Vienen con aplicaciones móviles para hacer seguimiento a los datos.

Aplicaciones para el Hogar

Esta es la utilidad favorita de los amantes de la tecnología y ejemplo perfecto del impacto de IoT en la sociedad. Se trata, básicamente, de la interconexión de los aparatos electrodomésticos a internet, que permiten el seguimiento remoto de sus procesos. Esta tecnología está pensada para mejorar nuestra calidad de vida, así como la creación de ecosistemas sustentables.

Algunos ejemplos:

Refrigeradores conectados

La nevera, conectada a internet y provisto de sensores, puede avisarte en tu smartphone cuando falte algún producto. Además, permite hacer la lista de compras y realizar el pedido automáticamente.

Programación ambiental del hogar

Permite controlar el uso eficiente de la energía, programando la temperatura ideal del hogar en cada momento.

Sistemas de Seguridad

Permite tener hogares más protegidos, utilizando interconexión de cámaras, dispositivos móviles, alarmas automatizadas y video. Todo esto almacenado y gestionado desde aplicaciones en la nube.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *