Lubricantes: Tipos, Características y sus Aplicaciones

Cuando ponemos en marcha una máquina, el lubricante juega un papel importante para que el funcionamiento se de correctamente.

Un lubricante es un fluido con características que ayuda a reducir la fricción, manteniendo una capa delgada entre un elemento rotativo y otro. Ayuda a disipar el calor generado en los elementos en movimiento, limpia impurezas, evita que el elemento se oxide y en funciones específicas para trasmitir una fuerza.

Absolutamente todas las piezas, elementos o partes tiene un nivel de rigurosidad. Aunque ha simple vista no se logren apreciar, a niveles microscopio son muy notables.

Cada lubricante posee características importantes que puedes tomar en consideración al momento de la selección. Muchas veces se ignora, inclinándose por las características más conocidas o importantes.

Aspectos que Caracterizan a los Aceites Lubricantes

La fluidez del lubricante está determinada por el grado de viscosidad. Cuando la temperatura del lubricante aumente, la viscosidad disminuye. Es ahí la importancia de elegir el grado de la viscosidad según la temperatura de trabajo del equipo.

Unos de los aspectos que se considera en los lubricantes es la temperatura de inflamación. Es la temperatura mínima la cual el aceite lubricante puede arder si se le acerca una flama por 5 segundos, debido al desprendimiento de vapor de aceite que arden con facilidad.

Por otra parte, también la densidad, es otro aspecto característico del los aceites lubricantes. Esta hace referencia a la cantidad de masa en relación a su volumen las unidades se da en unidades de Kg/m3.

El lubricante también ayuda a enfriar las partes que al igual que lubrica, enfría. Esta característica se relaciona con la conductividad térmica del lubricante.

Dos de los factores más, es el punto de escurrimiento y la temperatura de congelación. El punto de escurrimiento es aquella temperatura mínima que el lubricante deja de fluir. Es la temperatura que va ligado y superior a la temperatura de congelación.

Los lubricantes como reductores de fricción

Los lubricantes hacen que una pieza se deslice con mayor facilidad sobre otra, logrando separar las rugosidades y permitiendo una mayor libertad para que la pieza clave realice un trabajo.

La importancia de que las partes en movimiento estén lubricadas, es reducir la fricción y el desgaste. Cómo consecuencia del resultado de la fricción se encuentra las siguientes.

  • Reduce la vida útil del elemento en rozamiento constante.
  • Reduce el gasto energía aprovechada.
  • Aumenta el desgaste de los elementos en movimiento.
  • Aumenta la presencia de vibraciones.

La fricción puede darse por partes articuladas, movimientos giratorios, oscilatorios, movimientos de deslizamientos, entre otros.

Los lubricantes como disipadores de calor

Todos los elementos que producen un trabajo mecánico, generan calor. Un caso se ve en los cigüeñales y bielas de un compresor de pistones o motor de combustión interna.

En algunos motores de combustión interna, el aceite es el principal refrigerante del motor que se enfría a través del radiador y posteriormente retorna a su ciclo.

De igual manera en compresores de alto caballaje, el motor y la unidad compresoras utilizan el lubricante, además de lubricar, para disipar gran parte del calor generado y después pasar por un intercambiador y ser enfriado con un refrigerante.

Los lubricantes como imán de impurezas

Unas de las causas del porque un lubricante se degrada, es la que capta todas las impurezas que el propio motor o elemento va generando en su buen funcionamiento.

El uso del lubricante correcto ayudará a mantener limpio y proteger de pequeñas partículas que se puedan desprender del los elementos rodantes como cojinetes y que puedan repercutir estos mismos.

Los 3 tipos de Lubricantes

Lubricantes líquidos. Son los más conocidos también se refieren a ellos como aceite lubricante. Estas tienes propiedades como punto mínimo de fluidez, punto de inflamación, viscosidad y se seleccionar de acuerdo a estas características.

Lubricantes semi-sólidos. Son conocidos como grasas, sus características de selección cambian con respecto a los aceites lubricantes, los semi-solidos se seleccionan por el número de penetración, número de goteo y base de jabón.

Lubricantes sólidos. No se encuentran sumergidos en un medio líquido. Sin embargo, tienen la capacidad de reducir la fricción con gran eficacia.

Se seleccionan por propiedades como la dureza, su resistencia al corte, la adhesión a materiales, entre otros.

Un lubricante empleado a menudo de tipo sólidos, son los lubricantes de grafito.

Aplicaciones de los lubricantes en la industria

En la industria generalmente podemos encontrar diferentes maquinarias donde el lubricante juega su papel para darle a la máquina una mayor vida útil. A continuación se plasma una serie de aplicaciones comunes en la industria.

  • Rodamientos en motores eléctricos.
  • Sistemas de engranes.
  • Transmisiones y ejes diferenciales.
  • Turbinas y compresores industriales.
  • Maquinaria vial y tractores.
  • Sistemas de inyección a alta presión.
  • Cajas de velocidades.
  • Sistemas de enfriamiento en motores.

Es de importancia recalcar que existen asociaciones internacionales que se encargan de regular las aplicaciones de los lubricantes. Algunas de ella son AGMA, SAE, SUS, ISO, cSt.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *